viernes, 11 de mayo de 2018

TECNICATURA NACIONAL




ORIGEN: CONFEDERACION ARGENTINA DE JUDO
DESTINO: RESIDENTES DE FEDERACIONES
ASUNTO: TECNICATURA NACIONAL CAJ 
LUGAR: C.A. Banco de la Nación Argentina. Zufriategui 1251 Vte. López.                                                                        
DIAS Y HORARIOS: 1ra reunión: viernes 18 y sábado 19 de mayo de 2018.
                                  2da reunión: viernes 8 y sábado 9 de junio de 2018.
COORDINADOR:   Prof. Antonio Gallina – Miembro Area Educación CAJ.
                                Prof. Eduardo Benedetti
A quien va dirigido:
  • A aquellos que se encuentran desarrollando trabajos de expansión en su región, porque les brindara un soporte seguro para planear el crecimiento de su Federación y potenciar la capacidad expansiva que ya están desarrollando.             
  • A aquellos que están transitando por la etapa de estructuración de su Federación, porque perfecciona la capacidad para administrar con efectividad.
  • A aquellos que se proponen lograr consolidación, porque les brindara un modelo de dirección que los transforma en hacedores.
  • A aquellos que están ingresando al judo y aspiran a participar en el desarrollo provincial de nuestro deporte, obteniendo una visión global y clara del funcionamiento institucional.
  • A profesores de Educación Física desde 5to kiu (verde) y Grados desde 1er kiu a Dan

          Inscripción: 18:45 hs del viernes 18 de mayo de 2018 o por mail a
                   Informes:
§  Mtro. Antonio Gallina  sensei@antoniogallina.com.ar    
Se entregaran Diplomas CAJ de participación a todos los asistentes y se firmaran sus respectivas libretas deportivas CAJ. Para interesados del interior confirmar con tiempo por los alojamientos. La participación en el Curso es con judogui.
   SR. EDUARDO MARIÑO REY – V DAN       MTRO. OSCAR O. CASSINERIO –VIII DAN
SECRETARIO                                                                                   PRESIDENTE
                                                                    

miércoles, 9 de mayo de 2018

INICIACION AL JUDO


UNA PROPUESTA LUDICA E INTERDISCIPLINARIA PARA NIÑOS DE 6 A 9 AÑOS 

Por Rafael Moreno Díaz
Doctorado en innovación curricular y práctica socioeducativa Universidad de Córdoba.
Licenciado en Psicopedagogía. Maestro de Educación Física Colegio Ahlzahir, Córdoba 

Resumen
          Todos los deportes aportan multitud de beneficios al alumnado y el judo quizá sea uno de lo que más efectos positivos tenga en su desarrollo. Su trabajo en estas edades debe ser siempre en forma de juego, para que así se diviertan y aprendan todos los contenidos que el judo puede transmitirles. En este trabajo se pretenden mostrar algunas actividades que puedan ser de utilidad a la hora de iniciar al alumnado en este deporte, a la vez que posibilita trabajar otras disciplinas como lengua, matemáticas o música, así como ejemplos de la gran potencialidad transversal de este deporte.
1. Introducción 
    La iniciación deportiva es un elemento fundamental a trabajar en el desarrollo de la motricidad humana. De este modo, en las edades comprendidas entre el primer y el segundo ciclo de primaria, es importante que el alumnado conozca el mayor número de prácticas deportivas con la finalidad de aumentar su experiencia motriz. 
    El judo es uno de esos múltiples deportes que pueden trabajarse a la vez que realizamos una completa educación en valores. En este sentido, el trabajo de lo físico se une a lo conductual como muy pocos deportes pueden hacer. 
    Asimismo, es aconsejable el trabajo interdisciplinar en nuestra práctica educativa diaria, con lo cual, desde el tatami, pueden trabajarse otros contenidos como las operaciones matemáticas, el color, ritmo, reglas de ortografía o vocabulario de otra lengua. 
2. Una pequeña muestra de la filosofía del Judo 
    A la hora de hablar del judo no sólo nos estamos refiriendo a un deporte en el que únicamente importa el plano físico, sino también estamos hablando de una práctica deportiva donde el plano mental es fundamental. En este sentido, siguiendo a Uzawa (1981: 13) podemos establecer que el judo como práctica educativa tiene tres sentidos bien diferenciados. 
    El primero de ellos hace referencia al sentido del judo como defensa, según lo cual, con su práctica, por medio del randori y las distintas competiciones se llega a conseguir un conocimiento de las técnicas necesarias para dominar al adversario. Con el aprendizaje del judo se adquieren una serie de reflejos que pueden aplicarse en la vida diaria, confiando todas nuestras acciones a esta forma de entender la defensa personal y redundando en una mayor firmeza de nuestra seguridad. 
    El judo como educación física es otro de los sentidos que Uzawa le otorga a este deporte. En este sentido el entrenamiento del judo nos proporciona un organismo ágil y resistente, pleno de energía y reflejos. De este modo, nuestro cuerpo llega a moverse con agilidad y soltura, por lo cual, tanto niños como ancianos, hombres y mujeres deberían practicar este deporte. 
    Por último, podemos entender el judo como educación mental, pues el fundamento de las técnicas que componen en Gokyo es el aprovechamiento de la fuerza del contrario. Así, la puesta en práctica de este concepto nos obliga a una continua atención mental, y su perfeccionamiento ayuda al que lo practica en todos los aspectos de la vida, acostumbrándonos a la vez a vencer dificultades que sean superiores a nuestras posibilidades. Podría decirse, por tanto, que el lema del judo es proyectar la moral en la vida social. 
3. Ventajas y desventajas de la práctica del judo 
    A pesar de todo lo descrito hasta ahora, la puesta en práctica del judo requiere una profunda reflexión en la que se valore las ventajas y desventajas que ofrece su tratamiento en el centro educativo. En este sentido, una vez realizada la reflexión, podemos decir que las ventajas encontradas superan con creces las posibles desventajas que pudieran plantearse. Así, dentro de las desventajas, que, como veremos, son controlables, encontramos:

  • Posibilidad de lesión, pues, a pesar de todo el cuidado que podamos poner y de las advertencias que hagamos a nuestro alumnado, el riesgo de lesión existe, al igual que en deportes como fútbol o baloncesto.
  • Instalaciones y materiales. Pues la práctica del judo requiere contar con vestimenta apropiada y tatami, o al menos colchonetas.
  • Agresividad del alumnado, pues al tratarse de un deporte de lucha, existe la posibilidad de que el alumnado la emprenda a golpes con sus compañeros, o bien utilice los recreos para poner en práctica lo aprendido. Este aspecto ha quedado solucionado con la frase “lo aprendido en clase se queda en clase”.
    Por el contrario, como decíamos anteriormente, las ventajas que ofrece la inclusión del judo en nuestras aulas superan a las desventajas descritas. En este sentido, de entre estas ventajas podemos destacar:
  • Aumento del bagaje motriz del alumnado, experimentando distintos movimientos y técnicas desconocidas.
  • Conocimiento y dominio del cuerpo, pues el alumnado moviliza los distintos segmentos corporales, viéndose obligado a movilizarlos en conjunción o de forma separada
  • Comunicación motriz, pues el judo es un deporte en el que se hace necesario un compañero con el que ejecutar las técnicas
  • Autocontrol, que viene a eliminar el riesgo de agresividad anteriormente descrito
  • Toma de decisiones, pues el alumno debe decidir entre los distintos estímulos que se le presentan y tomar la decisión más adecuada para obtener el éxito
  • Motivación del alumnado, al tratarse de un tema novedoso y de su interés
  • Trabajo en valores e interdisciplinar, como el respeto, la tolerancia, coeducación e igualdad de oportunidades, educación para la salud, educación para la paz.
  • Aprenden a caer, eliminando posibles riesgos de lesión en su vida cotidiana.
4. Metodología utilizada
A la hora de trabajar un deporte como el judo debemos cuidar y mucho nuestra forma de trabajar los contenidos con el alumnado. Este sentido, a la hora de hablar de metodología del judo nadie mejor que Tamayo Fajardo (2003:32-34) para mostrarnos las pautas a seguir a la hora de trabajar las habilidades de lucha y más concretamente del judo en educación primaria. De este modo, alguna de las pautas a considerar serían:
  • Evolucionar de lo simple a lo complejo, pues la única forma de progresar en el deporte del judo es aprender los movimientos básicos para avanzar a los más complejos
  • Aprender jugando, pues el juego debe ser el contenido sobre el que gire toda la práctica relativa al área de EF.
  • Aprendizaje significativo, esto es, adecuar los contenidos a trabajar a los intereses y necesidades de nuestro alumnado, con lo cual no sólo estamos mejorando su motivación, sino que conseguimos un aprendizaje más eficaz y participativo.
  • Globalidad, pues en el judo nada tiene sentido sin una relación entre el adversario y uno mismo, o entre la unión de pie y suelo, Por tanto, de esta manera, con un tratamiento global del contenido, estaremos acercándonos más a la realidad y aumentando la eficacia y motivación de nuestro alumnado.
  • Interdisciplinariedad, o relación con otras áreas de conocimiento. En este sentido, podemos relacionar el tema del judo con el área de educación musical, lengua extranjera, matemáticas o conocimiento del medio.
  • Individualización, atendiendo a las características de nuestro alumnado y programando nuestra enseñanza en función de sus necesidades.
  • Adecuación de materiales y normas, pues siempre debemos contar con el material más óptimo posible para la realización de nuestras clases y normas consensuadas.
  • Actitud de paciencia y clima favorable, ya que debemos crear un clima de aula en el que el alumnado pueda interaccionar sin ningún tipo de problema.
  • Información breve y mucha práctica, pero nunca informar de forma incompleta. Así mismo, se considera que la mejor forma de aprender es practicando.
  • Fomentar el conocimiento de resultados interno, esto es, que el alumnado sea consciente de sus propios errores y sepa enmendarlos o pedir ayuda para tal fin.
5. Juegos de iniciación al judo
A modo de ejemplo, describiremos cinco juegos en los que el alumnado trabaja contenidos propios de la iniciación al judo, a la vez que se tratan otros contenidos propios de materias curriculares.

   Juego 1. Zanahoria de color (diferenciar colores, reconocerlos en el espacio y trabajar distintas proyecciones de judo). 

    Distribuido el alumnado por todo el espacio, uno se queda de director y pedirá diferentes formas de desplazarse. Posteriormente se anunciará un color que todos deben tocar, siendo el último alumno proyectado por el director. Se hará cambio de rol en cada jugada. 

   Juego 2. Muévete al son (vivenciar distintos ritmos en desplazamiento, conocer el silencio musical, trabajar desplazamiento y proyección en judo). 
El alumnado se dispone por parejas y se desplaza en todas las direcciones y sin cruzar los pies al ritmo de la música. Cuando ésta se detenga (silencio) el alumnado proyectará a su compañero hasta que la música vuelva a sonar (duración del silencio) 
   Juego 3. Sumo (comprobar la dinámica de las fuerzas y practicar situaciones de desequilibrio). 

    Se delimita un espacio circular del que el alumnado no puede salir. Seguidamente, por parejas, se realizarán combates de sumo, disciplina oriental en la cual, mediante empujones y agarres, hay que derribar o sacar al oponente del círculo. 

   Juego 4. Sí y no (trabajar contenidos del área de matemáticas como operaciones básicas, concepto de par o impar, practicar vocabulario en inglés relacionado con las matemáticas y repasar inmovilizaciones y proyecciones). 

    Se coloca al alumnado por parejas enfrentados entre sí, formando dos grupos (sí y no). Posteriormente se van anunciando números o resultados de operaciones ante los cuales se reaccionará, bien corriendo a proyectar o inmovilizar a su compañero o bien corriendo para no ser proyectado o inmovilizado. 

   Juego 5. Caídas ortográficas (practicar contenidos del área de lengua española como ortografía o número de sílabas, aplicar lo anterior a la lengua extranjera y practicar las caídas). 

    El alumnado se coloca individualmente por todo el tatami. Se da la consigna para realizar la caída, por ejemplo, escuchar una palabra llana o tener un número par de sílabas. Posteriormente se presenta el estímulo y decidirán si hace o no la caída. 

6. A modo de conclusión 
    Una vez puesta en práctica nuestra experiencia, se ha llegado a la conclusión de que con el judo no sólo conseguimos motivar e implicar al alumnado, mostrándole un contenido atractivo y divertido a la vez que educativo, sino que al mismo tiempo encontramos una herramienta que nos sirve para poner en práctica y trabajar gran cantidad de contenidos del área de Educación Física como lateralidad, esquema corporal, coordinación o equilibrio, a la vez que pueden tocarse contenidos de otras áreas que son trabajados en el aula ordinaria. 
    Por tanto y resumiendo, con el judo y la gran mayoría de las habilidades de lucha conseguimos trabajar de forma conjunta la gran de contenidos motrices e intelectuales a la vez que estamos trabajando la educación en valores, logramos que el alumnado se motive y participe en su aprendizaje, con lo cual se mejora a la misma vez su bagaje motor, objetivo básico y fundamental del área de educación física y de la educación en general, formar personas que puedan enfrentarse al mundo, aspecto al que todo educador debe contribuir. 


Bibliografía 

  • CASTARLENAS, J. L. y MOLINA, J. P. (2002). El judo en la educación física escolar. Barcelona. Hispano Europea.
  • Fernández Almodóvar, A. (1985). Judo básico. Madrid. Alhambra.
  • Gaspar Cortina, V. (1996). El libro del Judoka. Zaragoza. Tagoya.
  • Kano, J. (1989). Judo Kodokan. Madrid. Eyras.
  • Taira, S. et all (1986). Judo. Madrid. COE.
  • Tamayo Fajardo, J.A. (2003). Iniciación al Judo. Sevilla. Wanceulen.
  • Thabot, D. (1999). Judo óptimo: análisis y metodología. Barcelona. Inde.
  • Uzawa, T. (1981). Pedagogía del Judo. Valladolid. Miñón.
  • VV AA. (1999). Introducción al judo. Barcelona. Hispano Europea.

lunes, 26 de marzo de 2018

LAS RAICES....

La Kata de Judo Kodokan
Por Daigo Toshiro
(Adaptado de un documento de Jigoro Kano originalmente publicado en 1969 por el Instituto Kodokan de Judo)
Koshiki no Kata
Esta kata se originó en la Escuela Kito ryu. Consiste en:
·       14 técnicas Omote
·       7 técnicas Ura
Para otras escuelas de Jujutsu, esta kata representa específicamente la mentalidad y los principios teóricos del Judo Kodokan.

Raíces y filosofía de la Escuela Kito ryu
No está claro históricamente quién fundó la Escuela Kito ryu. En el libro escrito por Jigoro Kano se mencionan algunas personas, tales como Fukuno Hichirou Uzaemon Masakatsu, Ibaragi Toshihusa o Terada Mitsuhide (Masashige de nacimiento) a quienes se los considera sus fundadores.
Sin embargo, Fukuno Masakastu ya había comenzado la Escuela Ryoi Shintoryu Yawara en Genwa 7 (1621). Terada Mitsuhide ya había mencionado su nombre como el creador en el pergamino de la Escuela Jikishin ryu en 1674 en Isumo. Finalmente, Ibaragi Toshinobu publicó el pergamino de Kito ryu Ran Kokoroe no Mokuroku en Kanei 16 (1639). Por consiguiente, resulta razonable suponer que Ibaragi Toshinobu es el fundador de la Escuela Kito ryu.
El Go (nombre de pila popular) de Ibaragi Toshinobu es Matazaemon Sensei. Estuvo relacionado con Yagyu Munekane tempranamente. Estudiaron la escuela Ryoishintoriu Yawara con Fukuno Masakatsu de Genwanenkan (1615 – 1624) hasta el comienzo de Kanei (1641-). Posteriormente, el Sacerdote Zen Takuan Soho, que se había mudado a Edo en 1636, les enseñó Fudochi a Munekane e Ibaragi que se formaron en la Filosofía Zen en el templo Tokai. Ibaragi comprendió que el arte marcial es el método más importante para forjar la psicología adecuada para el desarrollo de las destrezas de lucha. Por lo tanto, estableció la escuela Kito ryu basada en una filosofía específica.
Ibaraki Toshinobu escribió el pergamino con el nombre {Hontai} {Seikyo no Maki} Kito ryu Ran Tokushin no Mokuroku} {Kito ryu Ran Jyugyo Mokuroku}. Posteriormente, su gran alumno afirmó que Yoshimura Sukenaga escribió el pergamino Kito ryu con el nombre {Ten no maki}{Chi no maki}{Hito no maki} {Hontai}.
Hontai tiene un significado importante: Hontai es el cuerpo principal. En líneas generales, viene de la forma del cuerpo (Katachi) y su uso de la energía de la naturaleza (Ki). Si uno sigue la filosofía o principios correctos, la forma correcta del cuerpo (Katachi) se mueve en silencio (Sei). Por lo tanto, se puede comprender la fortaleza y la debilidad del enemigo en silencio y así ganarle a éste. A su vez, uno sirve al cuerpo y el modo de usarlo correctamente se llama Hontai, y se incluye en cada estrategia y cada técnica descripta en el pergamino. Este pergamino de Hontai fue entregado a los estudiantes de la Escuela Kito ryu en primer lugar.
La finalidad del entrenamiento de Kito ryu es la siguiente: uno debe volver a una actitud en la cual el corazón es el espejo del cuerpo que la persona tiene por naturaleza. Por lo tanto, si se mantiene el cuerpo correcto, el corazón correcto se aleja del egoísmo.
La siguiente es una genealogía histórica de la difusión de la Escuela Kito ryu: -> Ibaragi Toshinobu-> Yoshimiura Sukenaga-> Hotta Yoritsune-> Takino Yuken-> Takenaka-Teksunosuke Kazukiyo-> Iikubo Shukichi Kounen-> Jigoro Kano.

Kano Shihan estudió Kito ryu con Iikubo Kounen
Kano Shihan estudió con el grupo Takenaka de la Escuela Kito ryu liderada por Iikubo Kounen a partir de Meiji 14 (1881). Iikubo Kounen nació en Edo. Estudió acerca de la Escuela Kito ryu con Takenaka Tetsunosuke desde temprana edad. Luego, trabajó como maestro de Artes Militares del Shogunate. Se lo consideraba un experto de la Escuela Kito ryu. Desarrolló un estilo inspirado en el antiguo estilo guerrero cuando tenía 47 años. Además, desarrolló habilidades superiores en técnicas de lance: su Haraigoshi y su Yoko sutemi waza especialmente eran bastante singulares y muy eficientes. Le enseñó a Jigoro Kano Shihan no solamente kata sino también randori.

Kano Shihan experimentó el principio de Kuzushi
Kano Shihan introdujo el principio de Kuzushi en la edición de junio, Showa 2 (junio de 1927) de una revista de Kodokan {Sakkyo}. Iikubo Sensei fue un gran maestro para Jigoro Kano y le enseñó hasta Meiji 18-19 (1885, 1886) luego de que este último se convirtiera en maestro. En esa época Iikubo Sensei tenía 50 años y Jigoro Kano nunca pudo vencerlo por randori. Alrededor de Meiji 18 (1885), Kano experimentó en forma especial el principio Kuzushi en una sesión dedicada a randori. En primer lugar Kano intentó Kuzushi y luego utilizó Waza (técnicas), pero curiosamente Iikubo Sensei, que era un experto en Nage waza de Kito ryu, no pudo lanzarlo con Nagewaza. En ese momento Kano comprendió profundamente el principio Kuzushi y luego de esta experiencia, enseñó Roppo no Kuzushi (6 formas de Kuzushi) o Happou no Kuzushi (8 formas de Kuzushi) en Kodokan.
Luego, Jigoro Kano le comentó a Iikubo Sensei el resultado de esta investigación y éste le contestó que estaba en lo correcto. Por consiguiente, le aconsejó a Kano que practicara randori con oponentes jóvenes y dejó de practicarlo con él. Finalmente, Iikubo le otorgó a Kano un diploma de la Escuela Kito ryu y también varios pergaminos. Kano Shihan estudió acerca de las Escuelas Kito ryu y Tenjin shinyo ryu. En estas escuelas encontró muchos puntos superiores en lo referido a katas y Nage waza (técnicas de lance) en comparación con otras. Por lo tanto, “el principio Kuzushi” se convirtió en la base de educación del Judo Kodokan.
Kano Shihan disertó acerca del “Judo y su valor educativo”
Kano Shihan dio un discurso en Dai Nippon Kyoikukai (el lugar es Hitotsubashi Kanda) el 11 de mayo, Meiji 22 (1889). Asistieron a esta conferencia el Ministro de Educación, Sr. Enomoto Buyou, numerosos embajadores de países extranjeros, 200 personalidades y los 20 mejores discípulos de Kodokan. La revista de Judo Kodokan publicó esta disertación en abril, Showa 50 (1975). En el discurso Kano Shihan hacía una síntesis y mencionaba algunos objetivos de la práctica del Judo, y un conjunto de destrezas prácticas requeridas. Expresó también la verdadera intención con respecto a la creación del Judo, explicando la razón para cambiar el nombre de Jujutsu a Judo. Puso el acento en el significado fundamental del Judo, incluyendo valores educativos en el Judo Kodokan, e introdujo la palabra Kuzushi en esta conferencia. Declaró que él había experimentado Kuzushi de la escuela Kito ryu y consideraba que la kata de Kito ryu era más difícil desde un punto de vista teórico que la kata de Tenjin shinyo ryu.
Por ejemplo, me encuentro en posición de pie y el compañero que se acerca para lanzarme me tira hacia adelante o me empuja hacia atrás. Finalmente, trata de lanzarme hacia afuera con Nage waza. Sin embargo, si estoy parado bien erguido y no pierdo el equilibrio, sigo su movimiento manteniendo mi misma postura cuando me tira o me empuja. Finalmente, el oponente no puede lanzarme hacia afuera.
Cuando una persona intenta lanzar a su oponente hacia afuera, este tiende a asustarse y a perder su posición de pie, y finalmente pierde el equilibrio. Durante la práctica de la kata de Kito ryu, se puede aprender a mantener esta posición de pie. Se llama Hontai (el cuerpo en posición principal o Shizen Hontai).
Pongamos otro ejemplo: los seres humanos siempre se paran sobre sus dos piernas. Pueden soportar el peso del cuerpo entero con ambas piernas. Un método para lanzar una persona más fácilmente es poder colocar el peso de la persona sobre la pierna en la cual el margen de movimiento es más limitado. Este es el principio Kuzushi.
Kano Shihan decía que cuando un aficionado miraba esta demostración de Kitouryu no Kata, seguramente no comprendía de qué se trataba. En realidad, Kano Shihan pensaba que el predecesor de la escuela de Kito ryu había creado esta kata luego de muchas dificultades y entrenamientos intensivos. Esta kata especialmente representa la más noble con respecto a otras escuelas de Jujutsu.
De Kito ryu no Kata a Koshiki no Kata
Kano Shihan pensaba que la filosofía y la técnica de la Escuela Kito ryu eran muy importantes en el proceso educativo en el Judo Kodokan. Entonces, la denominó Koshiki no Kata y la mantuvo en el plan de estudios del Judo Kodokan. Podemos estimar la fecha en la fue denominada Koshiki no Kata a través de la siguiente información:
A. Del libro de Keio Gijuku Judobushi (Historia del Club de Judo de la Escuela Keio)
1) Por el registro de desempeño de kata en la Competición de Meiji 31 (1898).
Kito ryu Omote no Kata: Tori Yamashita Yoshitsugu, Uke Koshiba Saburou.

2) Por el registro de desempeño de kata en la Competición de Meiji 33 (1900).
 Kito ryu Omote Ura no Kata: Tori Yamashita Yoshitsugu, Uke Koshiba Saburou.

3) Por el registro de desempeño de kata en la Competencia del 2 de junio, Meiji 34 (1901).
 Koshiki no Kata: Tori Yamashita Yoshitsugu, Uke Tomita Tsunejirou.
Primera aparición de la palabra.
B. De la revista de Kodokan Kokushi
1) Del registro de desempeño de kata en la 3ª Competición de Judo Kodokan de Kioto en enero, Meiji 32 (1899).
 Kito ryu no Kata: Tori Isogai Hajime, Uke Kirooka Yuji.

2) Del registro de desempeño de kata en Kodokan Kagami biraki shiki el 13 de enero, Meiji 34 (1901).
Kodokan Koshiki no Kata (Kito ryu): Tori Kano Shihan, Uke Yamashita Yoshitsugu (6to. Dan).

En resumen, Meiji 34 (1901) fue la fecha en la cual Koshiki no Kata fue denominada como tal en forma oficial. Kano Shihan incorporó esta kata en el Judo Kodokan como una versión corregida de Koryu (antiguo Jujutsu) y quiso preservar el gran logro de los conocimientos de los predecesores a través de esta forma codificada.
 El sistema de Waza (técnicas)
Koryu (antiguo Jujutsu) clasificaba las técnicas utilizando una especie de sistematización que describía distintos escenarios de la lucha en la vida de un samurái. También fue organizado como una kata siguiendo un modo de enseñanza. Este incluye Idori (forma sentada), Tachi ai (forma de pie) e Ikiai (forma de movimientos cruzados). Tiene varias similitudes con el Kime no kata. Además, existen técnicas adicionales, tales como método de bloqueo, un método de descanso luego de la
lesión, y un método para impartir curación. Cada escuela de Jujutsu estableció sus propias características de estilo de contenido y de técnica.
La kata de Kito ryu es muy distinta de las de otras escuelas. En general, el samurái utilizaba armadura y se enseñaban dos juegos de técnicas: la técnica de lance utilizando Shizen Hontai (la postura natural) y la técnica de lance de la otra escuela que se enfoca en Jigotai (técnica de autodefensa o postura defensiva). Esta forma combinada de Shizen hontai y Jigotai, no tenía una denominación en Koryu (antiguo Jujutsu). Judo Kodokan le dio el nombre por primera vez.
Las técnicas originales de Ibaragi Toshinobu eran 15, cada una con su nombre, pero no estaban claramente definidas. Hito no kan (pergamino del hombre) en Kito ryu escrita por Yoshimura Sukenaga incluye 14 técnicas Omote, 7 técnicas Ura y otras 10 clases de técnicas aplicadas (no están claramente definidas). Kano Shihan preservó esta kata al mantener estas formas dentro de Koshiki no Kata en el Judo Kodokan.

La experiencia personal de Daigo Sensei con Koshiki no Kata
Aprendizaje con Nagaoka Hideichi Sensei
Me gradué de la Escuela Kouto Shihan de Tokio en Showa 22 (1947). Luego de mi graduación me convertí en profesor de Educación Física en la escuela secundaria Udeyama de la prefectura de Mie. Como en ese momento aprender Judo estaba prohibido en las escuelas secundarias, fui a la práctica de Judo en Kioto Butokuden o Dojo de Nueva Japón en Osaka. Existía entonces una competencia entre la prefectura de Kyushu y la prefectura de Kansai: se llama Competición Shinsei de Judo. Aún recuerdo vívidamente la lucha con Kimura Masahiko en esta competencia.
Comprendí que debía intentar estar a la altura de su nivel de experiencia. Inmediatamente después, comencé a dedicarme al Judo. Luego trabajé como asistente de investigación en el Kodokan en Showa 23 (1948). En aquel momento, conocí a Nagaoka Hideichi Sensei y comencé a aprender Koshiki no Kata. Nagaoka Sensei era un experto en Yoko sutemi waza (Uki waza) y Koshiki no Kata.
En Koshiki no Kata, inmediatamente después del saludo (Rei) Tori da un paso adelante y toma Shizen hontai. Este movimiento parece un movimiento simple. Pero comprendí que era un paso muy difícil. Nagaoka Sensei dijo que este paso no usa solamente las piernas, debe también debe utilizar el cuerpo con Ki. Hasta el día de hoy, puedo evaluar el nivel de kata realizado por un estudiante simplemente observando este solo paso.
Nagaoka Sensei me impartió enseñanzas muy profundas y reveladoras. Él tiene un cuerpo pequeño, sin embargo, cuando daba este paso parecía una montaña que se movía. Recuerdo que dignificaba el Koshiki no Kata con su gran nivel. Murió a los 77 años el 22 de noviembre, Showa 27 (1952) justo un día antes de la celebración del 70º aniversario de la fundación del Kodokan. Estudié Koshiki no Kata con él durante 4 años y medio. En aquel momento me faltaba adquirir una gran cantidad de destrezas y solamente logré comprender la forma de Koshiki no Kata, no su significado. Fui su último alumno.
Investigación acerca de Koshiki no Kata como estudiante
Dos veces por semana hice investigaciones durante la clase de Koshiki no Kata en Kodokan Dai Dojo. Lamentablemente, cuando Nagaoka Sensei enseñaba Koshiki no Kata yo no estaba totalmente interesado en katas, ya que me estaba preparando para el Campeonato All Japan Judo. Ahora comprendo la profundidad y la dificultad de aprender katas. Además, encontré muchas respuestas al porqué en la teoría de ataque y defensa observando la kata. Por ejemplo, con respecto a Yudachian y Takiotoshi, ¿por qué Tori pone el dedo índice cuando toma ambas solapas del yudogi de Uke? No tiene sentido atacar a Uke con el índice y luego usar Waza para lanzarlo hacia afuera. El verdadero sentido es atacar a Uke presionando su cuello usando el índice de Tori.
Existen muchos libros acerca de Koshiki no Kata, pero solamente describen formas y Nagare (movimiento). El porqué no está escrito. Recién hace poco he podido lograr una mayor comprensión acerca del porqué. Cuando era más joven debería haberlo aprendido de Nagaoke Sensei con más seriedad y lamento sinceramente no haberlo hecho.
Kano Shihan y Katsu Awa no kami (Kaishu)
A continuación señalo algunas fechas históricas de la evolución del Dojo Kodokan:
Meiji 15 (1882) Templo Eishouji (solo 12 tatamis)
Meiji 16 (1883) Minami Jinboucho Koubunkan (10 tatamis)
Meiji 17 (1884) En la época de Kmi Nibancho (20 tatamis)
Meiji 19 (1886) En la época de Fujimicho (40 tatamis)
Meiji 22 (1889) En la época de Hongo Masagocho (70 tatamis)
Meiji 26 (1893) Koishikawa Shita Tomisakacho (170 tatamis)
Mayo, Meiji (1894): Se llevó a cabo la nueva Creación de Ceremonia de Finalización.
En esa época, Kano Shihan tenía 35 años y era director del Kotou Shihan Gakko de Tokio y consejero del Ministerio de Educación. A esta ceremonia asistieron numerosas personalidades, entre ellas Katsu Kaishu y la familia Kano.
Además, algunos invitados famosos fueron: Katsu Awa no kami, Shinagwa Yajiro, Tanaka Mitsuaki, Takasaki Seifu, Itami Shigemasa, Miyochi Taizo, Watanabe Noboru, etc.

La ceremonia consistió en:
- Apertura:
1) Saludo y palabras de Kano Shihan acerca de la historia de Kodokan y su visión.
2) Saludos de Yamashita Yoshitsugu (joven judoca representante de Kodokan).
3) Saludos de Tokudaiji Akimaro (niño judoca representante de Kodokan).
4) Randori de Mudansha (principiante).
5) Randori de estudiantes de la escuela.
6) Kata de diversas escuelas.
7) Promoción de Dan a Yudannsha (judoca federado).
8) Kata de Kodokan por Kano Shihan, Yamanshita Yoshitsuku y Oda Katsutaro.
9) Nage no kata de Kodokan por Yamanshita Yoshitsuku e Iwasaki Norimasa.
10) Itsutsu no kata de Kodokan por Toyota Tsunejiro y Oda Katsutaro.
- Ceremonia de cierre.

(fuente: documento distribuido por Jigoro Kano y publicado en 1969 por el Kodokan)

La kata de Kodokan ejecutada por Kano Shihan, Yamashita Yoshitsuku y Oda Katsutaro atrajo mucha atención. La primera kata (Kano Shihan con Yamashita Yoshitsugu) era muy similar a la kata de Kito ryu. La segunda kata (Kano Shihan con Oda Katsutaro) comenzó en cámara lenta y gradualmente aumentó la velocidad con Uchi komi, Yoko uchi y Ke age. Todos los movimientos causaron un impacto profundo en la audiencia; el Conde de Katsu, en especial, estaba hondamente impresionado por la actitud mental desapegada y el dominio técnico natural de Kano Shihan. En consecuencia, al día siguiente le envió el siguiente poema:

{Mushin ni shite Shizen no Myo ni hairi Mui ni shite Henka no Kami wo Kiwamu}
(Sin perturbación en la mente, siente la maravilla de la naturaleza y sin acción intencional busca la esencia del cambio).

Este poema fue exhibido durante mucho tiempo en el frente del Dai Dojo del Kodokan cuando estaba en Suidobashi.

Como nota adicional, otras escuelas de katas son:

1) Kito ryu no kata por Kano Shihan y Yamashita Yoshitsugu
2) Tkenouchi Santo ryu
3) Ryoishinto ryu
4) Shibukawa ryu
5) Tenjinshinyo ryu
6) Takenouchi ryu
7) Jikishin ryu

El Conde de Katsu valoró la kata de Kodokan en la primera parte de la oración, pero muchos libros afirman que lo hizo también con Kito ryu no Kata. Estimo que el Conde de Katsu valoró ambas katas (la kata Kodokan y Kito ryu no Kata).

Koshiki no Kata de Kano Shihan

El Emperador Showa accedió al trono en Showa 3 (1928). Al año siguiente, Showa 4 (1929), fue inaugurada la Showa Tenran Shiai (Competición de Exhibiciones del Emperador Showa). Kano Shihan ejecutó Koshiki no Kata con Yamashita Yoshitsugu en esta ocasión. Luego, Koshiki no Kata fue filmado en una película en Showa 5 (1930) cuando Kano Shihan tenía 71 años. En esta oportunidad Koshiki no Kata incluyó técnicas Omote sin las Ura.
En el libro de Kano Sensei Den, Yokoyama Kendo escribió acerca de la kata de Kano Shihan diciendo que Koshiki no Kata exhibió la figura del experto. Kano Shihan vestía Montsuki y Hakama (el kimono completo) y actuó como Tori mientras su discípulo usó yudogi. Kano Shihan causó una sólida y espléndida impresión con su maravilloso dominio de la fuerza y modos serenos dentro del Dai Dojo de 500 tatamis.

Traducido al inglés por Jerome Galbrun Kodokan 4to. Dan y Tatsuya Matsumoto Kodokan 5to. Dan.

viernes, 2 de febrero de 2018

5 DE FEBRERO

Lunes 5 de febrero, ese día se celebra el Día del Trabajador de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDyC).

miércoles, 27 de diciembre de 2017

TRADICION / EVOLUCION

KOGI JUDO
La cobertura de KOGI es muy amplia, pues abarca desde la explicación de una WAZA, hasta la teoría de la lucha, la técnica de la lucha, el método de entrenamiento mental y la forma de la aplicación de la teoría de la lucha en relación a los muchos aspectos de la vida cotidiana.
De esta manera el tipo de KOGI (conversación preguntas y respuestas) debe ser variado y de acuerdo con la categoría de los estudiantes de JUDO. En principio es necesario entablar KOGI, pero KOGI solamente no es suficiente para la formación del cuerpo, si no va acompañado de la práctica física. Por eso sin la práctica física no se entiende el verdadero sentido del SHOBU "La lucha"(SHIAI en versión moderna).     En este sentido el RANDORI es necesario. Sin embargo entablar KOGI y practicar RANDORI no son suficientes para el entrenamiento perfecto. De esta manera surge la necesidad de las preguntas y respuestas entre los estudiantes de JUDO, lo que eleva el nivel de conocimientos entre ellos mutuamente y con arreglo a la clase de pregunta efectuada
KAGE JUDO
En estas dos obras anteriores, el autor había detallado las antiguas formas de proyección (Judo, las técnicas olvidadas) y explicaba cómo tener más efectividad en el combate (Judo Okuden). En el apartado de Tora-no-maki (judo Okuden), el autor explica brevemente cómo finalizar las proyecciones en situación de combate real para las fases Kake (cuando uke llega al suelo), sin demostrar y explicar ampliamente. Fue voluntario porque necesitaba un libro para eso. Está hecho hoy. Este libro estudia la fase final porque es la última lo que dependerá de la capacidad del oponente para levantarse. Se aborda otro punto esencial: cómo inhibir todo el intento de proyección del oponente y cómo devolver la proyección a nuestro favor. Kage Judo es un término que el autor usa para definir un tipo de Judo cercano al jujitsu, sin reglas, sin prohibiciones, que puede ser brutal pero terriblemente efectivo.
JUDO OKUDEN
En japonés, "okuden" significa "oculto". El "judo okuden" es el judo escondido, el aspecto que los maestros tradicionales reservaron para los iniciados elegidos a mano. En el judo, uno podría pensar que no hay un aspecto de "okuden", ya que este arte marcial se ha convertido en un deporte mediatizado. Y es verdad: el judo deportivo no es "okuden". Pero el judo deportivo no es el judo de los grandes maestros del comienzo de su creación. Durante más de cien años, el judo ha evolucionado y muchos de sus valores y prácticas han desaparecido o se han convertido en más populares. Pocas personas pueden pretender dominar el arte del judo original ( Koji Judo) que sobrevive a la sombra del judo deportivo. Es esta parte oculta que se remonta a los orígenes del judo que desea descubrir el autor con el fin de tener en cuenta la importancia de la tradición y la transmisión de las maestrías técnicas de Jigoro Kano.
El camino del Judo tradicional
KYOGI JUDO
El Judo tradicional es esa práctica de judo que refleja y se adhiere a los objetivos y principios del arte tal como Jigoro Kano los presentó en sus enseñanzas y escritos. Ahí reside el problema para los judokas del siglo 21 que desean practicar a la vieja usanza. El Judo ha pasado por muchos cambios dramáticos en los últimos años desde su introducción en 1882 y ahora se practica en gran medida como un deporte. Es difícil encontrar un maestro, al menos en algunos lugares, que haya recibido la instrucción básica del judo original de Kano para transmitirla a los estudiantes de hoy. Esta escasez de instrucción específica ha dado lugar con el tiempo a varias formas de lo que se llama Judo clásico en este país, donde las ideas de judo tradicional a menudo se basan en mucha práctica de omote kata (forma de demostración) y la evitación de la competencia.
Ninguna de estas nociones refleja el programa de Judo tradicional o sirve para abordar de manera completa las intenciones declaradas por Kano para su arte.
El judo del profesor Kano se concibió como un sistema educativo interrelacionado en tres partes. Estableció rentai-ho para el desarrollo del cuerpo a través del entrenamiento, shobu-ho para el desarrollo de habilidades de competencia y shushin-ho para el desarrollo mental y moral. (Draeger, 1997: 118)
El cultivo de un cuerpo físico fuerte (a través de rentai-ho) y el desarrollo de habilidades de competencia (a través de shobu-ho) juntos dieron como resultado kyogi judo o judo en el sentido estricto. Kano tenía la intención de que los practicantes de judo también avanzaran para alcanzar un nivel más alto de autorrealización a través de shushin-ho y así lograr kogi judo, o judo en el sentido amplio. El cultivo del yo y el espíritu debían poner a los practicantes en el camino hacia el objetivo final del judo de Kano: la perfección del carácter para uno mismo y para los demás.          El objetivo final de estudiar judo es entrenar y cultivar el cuerpo y la mente a través de la práctica en ataque y defensa, y al dominar los elementos esenciales del arte, alcanzar la perfección de uno mismo y traer beneficios al mundo. (Watson, 2008: xvi) Esta búsqueda es el propósito de la práctica del Judo tradicional, en contraste con el modelo deportivo que se enfoca principalmente en esforzarse en la arena competitiva. Mientras que los practicantes de Judo tradicional participan en shiai para probar sus habilidades, y los practicantes de judo deportivo obtienen los beneficios del fortalecimiento del carácter de una dedicación al deporte, cada uno de estos enfoques conserva sus objetivos y métodos de instrucción y entrenamiento. Los ideales de judo de Kano están encapsulados en los 3 preceptos de Judo: Seiryoku zenyo (Mejor uso de energía); Jita kyoei (Prosperando juntos); Jiko no kansei (Perfeccionate a ti mismo)
¿Cómo se pueden alcanzar estos objetivos e ideales mediante la práctica de un arte marcial? La respuesta completa está más allá del alcance de este documento para abordar en su totalidad. Sin embargo, la breve discusión aquí puede transmitir una idea de los conceptos de práctica del Judo tradicional. Problemas en la traducción, cambios en el lenguaje a lo largo del tiempo, y las diferencias culturales conducen a distorsiones y malas interpretaciones de la intención original en una aplicación posterior y especialmente transcultural. Por lo tanto, el Judo tradicional pone mucho énfasis en la comprensión de conceptos y principios en términos del contexto cultural del que surgieron.           

El Judo de Kano enfatiza los principios: tanto la enseñanza como la enseñanza por principios. Al enseñar por principios, las técnicas se ven como expresión de principios. Como tal, una variedad de técnicas dispares puede ser presentada en una lección como un estudio en el mismo principio subyacente. La atención se centra en el principio que comparten y la forma en que esto se manifiesta a través de diferentes técnicas. De esta manera, los estudiantes están expuestos a las conexiones y las relaciones entre las técnicas a través de la comprensión de los principios que las impulsan. (Cunningham, SR: 1996) La expresión física de los principios es la primera lección en el camino al kogi judo. El enfoque de Kano para enseñar judo comienza con la experiencia práctica de un principio en su forma más básica y visceral: la operación física del principio en la ejecución de la técnica. La comprensión kinestésica del principio forma la base para la comprensión de las aplicaciones más altas (no físicas) del principio, tanto dentro como fuera del dojo. Como ejemplo, uno puede aprender el significado de ju como el de ceder y redirigir. Ju contiene dentro de él el concepto de evitar un choque directo de fuerza o voluntades a favor de la redirección de la energía entrante para el propio propósito. Por lo tanto, ju puede aplicarse en situaciones dentro y fuera del dojo como un medio para reducir la contienda sin sacrificar la posición de uno. El Gokyo no Waza juega un papel central en el camino al kogi judo, especialmente a través de sus ilustraciones de seiryoku zenyo y sus mayores aplicaciones a la vida cotidiana. (Yiannakis, L .: 2010) Seiryoku zenyo fue identificado por Kano como el principio rector de su arte. El Judo tradicional enfatiza la conexión de la operación de principios desde el nivel físico al contexto más amplio de la aplicación filosófica. La práctica de kata en el Judo tradicional sirve para ilustrar y expandir los principios subyacentes. Kata es visto como un vehículo para la preservación del conocimiento esencial y como un recurso, guía y fuente de aplicación extendida de principios. Las lecciones extraídas de kata pueden integrarse en cualquier situación docente apropiada en el dojo. Los ejemplos de kata deben abordarse y practicarse como parte de las técnicas de masterización y sus aplicaciones. Kata no se ve como un conjunto de formas periféricas a las lecciones reales del randori-waza. No está reservado para la práctica ocasional, en todo caso es como un requisito, para un examen de promoción. Los kata ilustran usos, aplicaciones y estrategias para técnicas y así forman partes vivas de lecciones en el dojo. Al Kata también se lo conoce por su ura (su "parte inferior, oculta"), el conjunto completo de variantes y aplicaciones asociadas que están conectadas con la omote, la forma de "frente" o demostración que tendemos a pensar como el kata. (Yiannakis, L .: 1998)  De la misma manera, los goshin-waza del Judo tradicional no están reservados para la práctica en kata solamente, sino que se incluyen en las lecciones como aplicaciones extraídas del kata e integradas con varios randori-waza según corresponda. El programa sigue siendo internamente consistente debido a la coherencia de los principios subyacentes de randori- y goshin-waza. Claramente, aún se hacen distinciones entre las técnicas permitidas en situaciones de competencia y las reservadas para la práctica de dojo, pero todas pueden practicarse juntas en un dojo tradicional de Judo. Así, el Judo tradicional es un arte cuyo objetivo principal es la autorrealización a través de la internalización de principios expresados ​​y aprendidos primero a través de la práctica física y luego aplicados en la vida diaria para el mejoramiento de uno mismo y el beneficio de la sociedad.  


miércoles, 13 de diciembre de 2017

FELICES FIESTAS


 GRACIAS A UDS. POR COMPARTIR CULTURA JUDO
                        BUEN AÑO 2018!!!